domingo, 24 de enero de 2010

El silencio en clase.

El silencio es muy importante en la vida cotidiana pero es muy difícil de alcanzar. El silencio según el diccinario de la Real Academia de la Lengua Española (RAE) es “abstención de hablar o la falta de ruido”.

En nuestra ciudad al igual que otras muchas ciudades alcanzar un silencio absoluto es muy difícil o prácticamente imposible diría yo. Silencio se debe guardar en muchos lugares como en el aula, en un consultorio médico, iglesia… ¿pero realmente guardamos silencio en todos estos sitios?

Mi respuesta es no. En los hospitales, ambulatorios… nos recuerdan que debemos guardar silencio con un cartel como este. Y aún con este cartel no siempre lo respetamos. En las iglesias se suele respetar más este silencio no se si por el impacto que nos produce un edificio como es la iglesia o simplemente por nuestra cultura cristiana.



En clase en silencio es muy difícil mantenerlo tanto en clases de niños de edades más pequeñas como en clase de adultos. El silencio se consigue cuando la atención de todo el que está en el aula se encuentra sobre el tema del que se hable; pero si una clase tiene una duración de una hora no podemos captar durante 60 minutos la atención de todo el mundo. Es algo inevitable hablar en una clase hablar con el compañero que tienes al lado.

En el aula en muchas ocasiones se producen debates y el silencio es el gran ausente en estos momentos. Todo el mundo habla al mismo tiempo, se pisan la palabra, como hay tanto alboroto las personas que hablan en alto suben el tono de voz y los que hablan en un tono más bajo también suben el tono. El resultado de todo esto es un total desastre porque nadie se entera de nada y por su puesto no se escuchan entre ellos; por lo tanto el resultado final es que el debate se acaba pero sin haber debatido.

Viendo todo lo que puede ocasionar un “simple” silencio y lo que cuesta alcanzarlo una vez que tengamos unos minutos o quizás segundos de este preciado momento nos tenemos que parar a pensar un solo instante de ese tiempo en ¿por qué nos cuesta tanto lograr silencio?

1 comentario:

  1. Gracias Marina, es una reflexión interesante. La pondré como lectura a algunos de mis estudiantes. Un abrazo... Alexa

    ResponderEliminar